sábado, 28 de noviembre de 2015

Black Friday o la verdad os hará libres

Me he levantado está mañana y en esos pequeños placeres del fin de semana he echado un vistazo sin prisas a twitterland. No ha sido difícil topar con el tema del día. El famoso Black Friday, del que personalmente no había oído nada hasta el año pasado, donde  aproveché para "picar", pero del que se lleva escribiendo y oyendo 2 meses. "12 claves para sobre vivir al Black Friday", "Como asegurar el éxito de tu tienda on-line el Black Friday"... 

Mi primera reflexión es si verdaderamente, este tipo de campañas, son rentables para los comercios y grandes cadenas. El objetivo está claro, incrementar el numero de unidades vendidas aunque sea a un margen muy inferior (rozando el beneficio 0 en algunos casos). Pero sin tener datos exactos, creo que esto beneficia más a las marcas que a los retailers, por mucho que las marcas ofrezcan bonos o descuentos. 

Pero más allá de eso, ya desde ayer, empezó a circular bajo el hastag #YoNoSoyPardo denuncias a Mediamarkt (foto incluida, por supuesto) por cambios y subidas de precios. 


La OCU ha anunciado a través de twitter que denuncian a la empresa por saltarse la ley. La curiosidad me picaba (y mira que ya avisan que mató al gato) y me ha dado por mirar el #Timeline de Mediamarkt en el que responde a las muchas consultas que les hacen otros tantos clientes indignados. Tengo que decir que chapeau para el (los) CM(s) de la marca. Dar la cara con ese chaparrón y en algunos casos con verdadero ingenio no tiene que ser nada fácil.


Lo que me cuesta más entender, es, como una empresa hoy en día, se le ocurren realizar prácticas de este tipo. ¡Pero si nos llevan bombardeando con este famoso viernes (que en el menor de los casos está siendo todo el fin de semana incluso semanas enteras), desde hace dos meses! ¿Nadie en la compañía había previsto que la gente interesada en comprar en este día, habría previamente hecho una prospección de precios, no solo en Mediamakt, sino en la competencia, en la web y hasta a su cuñado? (cuantos anuncios de cuñados estamos viendo últimamente...) Que además, esta gente iba a sacar fotos de lo que buscaban (para que escribirlo en un papel, si es más fácil sacar la foto) ¿y que estas se iban a compartir?. Hasta el más principiante de los estudiantes de marketing, sabe que hoy en día, este tipo de compras son reflexionadas y que la búsqueda de información on-line y off-line es importante.

Si a estas alturas del partido, no hemos entendido el cambio que supone la web y las RR.SS. en los hábitos de compra, en como funciona el nuevo boca - oreja y en que tipo de consumidores y sociedad nos estamos convirtiendo, mal vamos...

Claro que si pensamos, que facebook, twitter, instagram, etc.. sólo sirven para decir que hoy he desayunado café con tostada, que vaya baño de dio el Barça al Madrid (y luego a la Roma y temblando estoy por lo que le hará hoy a la Real), o que eso son tonterías de los jóvenes, y que las viejas fórmulas valen para los nuevos tiempos, pues pensamos "que todo el mundo es tonto".

Por cierto, algo así deben pensar los candidatos a la presidencia del Partido Popular y el PSOE, cuando rehuyen de participar en debates, como el de ayer en la Carlos III o el lunes en El Pais

No sé, si "La verdad os hará libres" (Juan 8:31-38) o "La verdad está ahí fuera" (Mulder y Scully), pero lo que está claro, es, que las marcas, los negocios, tienen que ser más transparentes, éticos, veraces. Esta globalización que tanto nombramos, ha provocado, que el mundo sea ahora como mi pueblo, que antes de llegar a la plaza, el del bar sabía que había desayunado café con tostada.